21 febrero 2014

Silencio que ya empezó mi telenovela



No se crean, si yo no era así de chiquito, yo estaba bien de mi cabeza, fue a raíz de las telenovelas que vi en mi infancia y pubertad que quedé así todo dañadito de mis facultades mentales.


RINA

Todo comenzó con una joroba, y no me refiero al Camellito de “Nosotros los Pobres” ni al Quasimodo de “El Jorobado de Notre-Dame” y mucho menos al Cuauh, me refiero por su puesto a la mochilita que cargaba a cuestas Rina. “Rina” (1977) fue seguramente la primera telenovela que vi y que me llamó la atención. Después de todo y a pesar de que en ese tiempo yo era un crío no tenía tan mal gusto, porque esa telenovela estaba protagonizada por dos grandes actores, pero en serio, DOS GRANDES ACTORES, me refiero al gran Carlos Ancira (¿lo recuerdan con “El Diario de un Loco” en teatro?) y a mi querida Ofelia Medina. Carlos Ancira era un millonario avaro el cual conoce a una vendedora de lotería jorobada, que es Rina, con la cual se casa para no tener que heredarle todo su billete a su odiada cuñada (María Rubio). Cuando Rina hereda el dinero al quedar viuda, Rafaela (María Rubio) le opera la joroba a Rina y la deja bastante potable para que se case con su hijo Carlos Agusto (Enrique Álvarez Félix). Carlos Augusto trae sus traumitas ya que su anterior novia se le quebró en el altar cosa que lo volvió impotente (favor de no dudar de la hombría de Don Enrique qepd). Rina se va a encargar de nuevo de “despertarle el indio” a Carlos Augusto para que le haga un hijo y vivan felices por el resto de sus días. Como verán la historia era buena y con actores como Ofelia, Don Carlos y María Rubio, aquel culebrón no fue tan malo.


Rina y Carlos Augusto.

Carlos Ancira como Leopoldo en "Rina".

Enrique Álvarez Félix, María Rubio y Ofelia Medina.

Ofelia Medina, Rosa María Moreno y María Rubio.






TÚ O NADIE

Con “Rina” tuve suficiente por un buen tiempo. No volví a ver ninguna otra novela hasta que apareció “Tú o Nadie” (1985). Quizás lo que me llamó la atención de esta telenovela fue que por primera vez (según yo) salieron de los acartonados estudios de grabación a grabar en locaciones reales, en este caso el bonito puerto de Acapulco. Los actores de esta telenovela era bastante malos (como normalmente ocurre), estaban: Lucía Méndez, Andrés García, Salvador Pineda, Miguel Manzano, Magda Guzmán, Luz María Jerez (bizcochote en ese entonces), Arsenio Campos, Liliana Abud (antes de que se dedicara a escribir novelas y cuando todavía lucía bien piocha), Tony Bravo, entre otros. En la entrada de la novela aparecía Lucía Méndez cantando “Corazón de Piedra” mientras caminaba por alguna de las playas del Acapulquito, fue todo un éxito ese tema en los ochentas. La historia era la de siempre, una pobre que se vuelve rica, un rico que pierde la memoria en un accidente, una madrastra (en este caso de buenos sentimientos), un medio hermano envidioso, un cuñado bastante bolsón, etc etc etc… pero en general era buena e interesante la historia de María Zarattini. Más adelante se hizo una segunda versión, si no me equivoco, con Patricia Manterola (fuchi) que se llamó “Acapulco, cuerpo y alma” junto con Saúl Lisazo y Guillermo García Cantú, donde lo único rescatable era la actuación de Cantú. 


Andrés García, Lucía Méndez y Salvador Pineda.

Lucía Méndez en la entrada de la telenovela "Tú o Nadie".

Antonio Lombardo y Raquel de "Tú o Nadie".

Max y Raquel de "Tú o Nadie".






EL CAMINO SECRETO

Al siguiente año de “Tú o Nadie” apareció otra buena novela, de nuevo con el gran maestro Carlos Ancira, me refiero a “El Camino Secreto” (1986). Esta telenovela fue desgraciadamente la última que hizo el maestro Ancira ya que tiempo después murió. La protagonista de la novela era Daniela Romo y en ella también trabajaron: Salvador Pineda, Gaby Rivero (antes de pegarle duro a la torta de tamal y la garnacha), Pedro Armendáriz, Claudio Brook, Arsenio Campos y Lety Calderón, entre muchos más. En esta novela Carlos Ancira hace dos papeles ya que un viejo amigo de él le pide que lo suplante dado que está muy enfermo. Ese amigo es asesinado por el temible Claudio Brook (aquel que hacia los anuncios de Chrysler) sin saber que Ancira lo va a suplantar. Para suplantar a su amigo, Ancira tenía que pasar de una casa a otra a través de un túnel (el famoso camino secreto). La hija de Ancira que es Daniela Romo termina enamorada del hijo del amigo de Ancira que es Salvador Pineda… y como seguramente ya los hice bolas, solo les diré que estaba buena la historia policiaca, y claro la impecable actuación del maestro Carlos Ancira. Igual se hizo un refrito de esta telenovela, se llamó “La Verdad Oculta” con: Galilea Montijo, Gabriel Soto y Eduardo Yáñez; esta versión fue bastante mala porque, después de todo, Carlos Ancira solo hay uno. El tema musical de “El Camino Secreto” era cantado por Daniela Romo y tuvo mucho éxito, fue “De mí enamórate” del maestro Don Juanga.



Carlos Ancira, Salvador Pineda, Daniela Romo y Gaby Rivero.

Carlos Ancira como Mario Genovés en "El Camino Secreto".

Daniela Romo (Gabriela) y Salvador Pineda (David).







TIETA

Como ya había hecho mutis de este mundo Carlos Ancira ya nada me motivaba para ver telenovelas, hasta que un buen día una par de chichis me hicieron retomar mi gusto por los culebrones. Así es, por ahí de 1991 descubrí una novela brasileña, harto erótica, que hizo que mi gusto por un buen par de… actores, regresara a mí. La telenovela se llamaba “Tieta” (Tieta do Agreste). Esta novela que transmitió el Canal 13 del entonces IMEVISION estaba llena de escenas harto cachondas, de hecho en la versión original hasta había algunos desnudos, desnudos que acá en México tristemente censuraron (afortunadamente las Tietas aparecieron posteriormente en el Playboy). La actriz principal que interpretaba a Tieta era Betty Faria, pero a mí la que me gustaba era la actriz que hacía a Tieta de joven, Claudia Ohana. La historia era muy sencilla, el padre de Tieta, que por cierto no soltaba nunca su cayado (bastón), echa del pueblo a su hija adolescente por andar de “inquietona”. Pasa el tiempo y, luego de 25 años, Tienta regresa a Agreste a hacer de las suyas en un pueblo bastante mocho, cuasi poblano. La historia no solo era erótica, también era muy divertida, así que me la chuté completita. Hay que destacar el personaje que hacía Joana Fomm, Perpetua la hermana de Tieta, que era sumamente divertido por moralista y mocha.



Betty Faria y Joana Fomm de "Tieta".


Claudia Ohana como Tieta (joven).

Joana Fomm como Perpetua en "Tieta".


Betty Faria en Playboy.

Claudia Ohana en Playboy.







CORAZÓN SALVAJE

En 1993 vi la telenovela que más disfruté en mi corta vida de aficionado a este género, fue “Corazón Salvaje”. Lo primerito que me atrajo de esta novela fue la belleza y cachondez de Anita Colchero (yummy yummy). Lo segundo que me atrajo de esta novela fue Ana Colchero, y ya luego lo que me atrajo de esta novela fue Ana Colchero. En resumen, lo mejor de esta novela era Ana Colchero jeje. Esta versión de “Corazon Salvaje” no fue la primera, ya se había hecho antes con Martin Cortés, Agélica María, Fernando Allende y Susana Dosamantes. Pero la mejor versión que se ha hecho, porque luego se hizo una tercera que estuvo como para vomitarla, fue la versión en la que trabajó el finado Eduardo Palomo, la güereja Edith González (otrora concubina de Santiago Creel), mi bizcocho Ana Colchero, Claudia Islas, Ariel López Padilla, Enrique Lizalde, Luz María Aguilar (mejor conocida como “La Bodoquito” original), y mi otra novia Yolanda Ventura (la ficha amarilla de Parchis), entre otros muchos más. La historia todos la conocen, Juan se enamora de Aimée, pero Aimée termina cansándose con el rico Andrés cuando cree muerto a Juan. Mónica termina en un convento desilusionada de que Andrés no le cumplió y se casó con su hermana. Juan se enamora de “Santa” Mónica y al morir Aimée, Andrés decide que siempre sí, que siempre si quiere a Mónica y así comienza el odio entre estos dos hermanastros, Andrés y Juan. La novela estuvo muy bien dirigida por Alberto Cortes, un director que ya había hecho cine por lo que el resultado fue muy bueno. Como les digo, esta ha sido mi novela favorita. En 2009 se hizo una tercera versión de “Corazón Salvaje” con la famosa “Chule” Aracely Arámbula (la ex del Sol) y con Eduardo Yáñez como Juan del Diablo, fue una reverenda porquería porque la comparación con la versión anterior fue irremediable. Por cierto, gracias al estupido Sub-comandante Marcos perdimos a Ana Colchero ya que se fue a seguir sus pasos revolucionarios. Ahora no quiero volver a ver a Ana porque temo que me voy a desilusionar, es de que el tiempo no perdona. Chiale.


Eduardo Palomo, Edith González, Ariel López
Padilla y Ana Colchero en "Corazón Salvaje".

Mónica y Juan del Diablo.

Andrés y Mónica.

Aimée y Mónica.

La nueva y horrible versión de "Corazón Salvaje" con
la Chule-chale. 






LA POTRA ZAINA

Otra novela extranjera que me chuté fue “La Potra Zaina” por ahí de finales de 1993 o quizás principios de 1994. Esta telenovela colombiana la transmitió Tv Azteca si mal no recuerdo. El principal atractivo de esta telenovela, al menos para mí, era Aura Cristina Geithner que por aquellos años estaba bien piocha. Es la historia de Soledad Ahumada, una mujer bastante machorra, de carácter harto juerte (muy al estilo de la Doña), quien creció así porque su padre siempre quiso un varón como hijo. Soledad por ese estilo recio e indomable es conocida como “La Potra Zaina”, ella es la hija de uno de los hacendados más ricos de la región. Un día aparece Daniel (Miguel Varoni), otro hombre rico que, en una apuesta, le gana la hacienda al papá de Soledad. Ella por consiguiente odia a Daniel con todas sus ganas y lo desprecia a más no poder, claro, como es novela, poco a poco se comienza a transformar ese odio en amor… y de eso más o menos va la novela. Para no perder la costumbre Televisa realizó años más tarde el refrito de esta buena novela con “Apuesta por un Amor”. En esta nueva versión aparecieron la “talentosísima” Patricia Manterola, Juan Soler, Roberto Palzuelos, Alejandra Ávalos, Eric del Castillo, Jorge Vargas, y varios más, dando como resultado, un churro más de Televisa. 


Miguel Varoni y Aura Cristina Geithner en "La Potra Zaina".

Daniel y Soledad de "La Potra Zaina".

Aura Cristina Geithner también nos hizo el favor
de quitarse la ropita para beneplácito de sus fans.

"Apuesta por un Amor", la versión chafa de Televisa de
"La Potra Zaina".





Bueno, como verán yo también tengo mi oscuro pasado en ese submundo de las telenovelas, pero afortunadamente ya estoy curado y ahora ni de chiste veo una churronovela. Quizás en aquellos años no habían muchas opciones; hoy en cambio, afortunadamente, gracias a la televisión de paga uno puede buscarle entre los butimil canales y encontrar algo que, por lo menos, no termine por destruir nuestras ya de por si escasitas neuronas.



Los tiempos pasados no fueron mejores…. ¡pero sí más chidos!