29 agosto 2012

El Photoshop en el Precámbrico




Hace apenas unos pocos años todavía no existía el verbo “fotochopear”, es más, aun hay gente que piensa que la acción de “fotochopear” consiste en introducir en repetidas ocasiones una fotografía en un rico y aromático chocolate caliente.

Hoy en día, cualquiera que tenga los cocimientos de un ingeniero en computación de la NASA, o sea, cualquier niño mayor de ocho años, esta harto capacitado para usar este maravilloso programa que entre muchas otras cosas sirve para editar fotografías.

Todo ese complicado proceso para retocar fotografías que requería de una gran habilidad por parte del fotógrafo y del uso de mucho material fotográfico ahora ha sido sustituido con un trinche software. Desde que apareció el Photoshop desaparecieron la celulitis, las patas de gallo, los lunares con pelos, las llantitas y los gorditos incómodos, las cicatrices de golpecitos o de megacesáreas, los dientes chuecos y amarillos, las orejas de “spitfire”, en fin, todos y cada uno de esos defectillos que tanto incomodaban a las Top Models o a las tías vanidosas.

Pero el Photoshop es más que un software para retocar fotografías, también nos permite hacer excelentes fotomontajes que son la delicia de los “tabloides” y las revistas de espectáculos. Con unos cuantos pasos, usando el Photoshop, podemos aparecer a un lado del bizcochito de nuestros sueños, incluso en situaciones harto comprometedoras para ellas y placenteras para nosotros.

Para los artistas y diseñadores creativos, el Photoshop es una excelente herramienta que les permite realizar verdaderas obras de arte de un modo relativamente sencillo. Sin embargo, los enfermos de nostalgia como yo, seguimos extrañando las maravillosas fotos de antes que eran el resultado del trabajo creativo y artesanal de los fotógrafos del ayer.

Ahora que he estado revisando y clasificando algunas fotos que recién han llegado a mis manos y que a partir de ya formarán parte de mi impresionante acervo fotográfico familiar, me encontré con estas tres joyas que con gusto comparto con ustedes y que sirven como muestra de lo que hacían los fotógrafos de principios del siglo XX en lo que respecta a fotomontaje. Díganme si no son una chulada estas fotos.


Este es mi abuelo Vicente seguramente con su primera novia. La foto debe de
ser de 1923.

Aquí está mi papá Rules en un modernísimo y casi supersónico avión. En
la parte de atrás se alcanza a ver algo que parece ser el Castillo de
Chapultepec, por lo que es muy probable que ahí se haya tomado.
La foto es del 1934.

Aquí está mi Inmortal abuela junco con su hermana Carmen dentro de un
aromático buquê de flores. La foto es de los años 40's.


Bueno, para muchos estas fotos seguramente tienen unos efectos harto burdos y grotescos, pero para mí y para los amantes de la fotografía “neta”, seguro que estas fotos les parecerán sencillamente encantadoras y maravillosas... unas obras de arte. 


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!

04 agosto 2012

La Televisión y su futuro en los 50's




Mi querida familia nunca deja de sorprenderme. Apenas hace un par días encontré algo que mi tío abuelo “Lito” publicó en un diario mexicano a principios de los años cincuentas que francamente me encantó.

Déjenme decirles que mi tío, Manolo Noriega, no solo era actor, director, escritor, dramaturgo, empresario, inventor y uno de los hombres más generosos y buenos que yo haya conocido, no solo era todo eso, también era un visionario, un soñador empedernido diría yo. Y es que luego de leer lo que encontré, en verdad que me quedé gratamente sorprendido. Por eso quiero compartir con ustedes esto, esto que es la visión que tenía mi tío a principios de los años cincuenta acerca de un invento que comenzaba a tener un gran auge por aquellos años, me refiero por su puesto, a la televisión.

Desgraciadamente el recorte de periódico que encontré no tiene la fecha exacta ni el nombre del diario, pero seguramente se trataba de El Universal y lo ha de haber escrito en 1953 o 1954. Estoy seguro que al igual que a mí les resultará entretenido y hasta divertido. Aquí está el pequeño artículo que escribió mi tío.



LA TELEVISION EN LO FUTURO

Por Manolo Noriega.


Cuando en el mundo haya dos o tres mil millones de receptores con pantallas, desde el tamaño de la esfera de un reloj de pulsera hasta pantallas de 20 metros cuadrados, y se vea y se oiga todo lo que ocurre hasta en el último rincón de la Tierra, en tridimensión y en los colores naturales de las cosas y acontecimientos, entonces valorizará la humanidad este maravilloso invento.

Las naciones y pueblos de la Tierra, se verán, y se conocerán entre sí como si vivieran juntos. Los más atrasados aprenderán de los que marchan en primera fila y procurarán imitarlos hasta procurar igualarlos. La cultura y la civilización de la humanidad le deberá este enorme adelanto a la T.V.

Las consecuencias de esta cultura inyectada al mundo por la T.V. podrá extirpar y acabar muchas, por no decir todas, las lacras y males que hoy sufre la humanidad. No habrá más guerras, ni odio, entre las razas y naciones.

Los ambiciosos de dominio y poderío que traten de engañar a los pueblos con sus doctrinas y cuentos se estrellarán contra la realidad que la T.V. expondrá ante los ojos y oídos de todo el mundo. La T.V. hará ver muy claramente lo inútil y desastroso de las guerras y los odios.

La T.V. será la que oriente y dirija a toda la humanidad por el sendero del bien y de confraternidad, con hechos… no con palabras. Habrá políticos si. Eso no se acabará como no vuelva otra vez el diluvio universal.

Pero cuando un personaje al fin llegue a gobernar, tendrá que andar muy derecho, pues si empieza a cojear, la T.V. entonces a su pueblo mostrará del pie que cojea el hombre que en su pueblo mandará.

Claro que no todo ha de ser bien, también hay algo de mal en la T.V. Por ejemplo, si alguno aspira a gobernar un país… Y por desgracia su físico no agrada al público en general… Es peligroso. Porque le puede ganar la partida algún buen mozo, un don Juan. Porque para entonces las mujeres votarán. ¡Ni hablar! Ese se lleva de calle la silla presidencial. Esto no hay quien lo corrija, es herencia desde Adan.

En mis sueños esto es lo que vi del porvenir de la T.V. tendrá que ser el invento más grande verá la humanidad.


Manolo Noriega (1880-1961).

Este es la artículo publicado en algún diario de México.


Como les decía, y como habrán visto, mi tío Manolo Noriega era todo un soñador. Ahora, con el tiempo, sabemos que muchas de esas maravillas que esperaba mi tío hiciera la televisión por la humanidad, nomás niguas, nanay, nada que sucedieron. Pero de cualquier modo, no deja de ser muy interesante y divertido el leer cual era el destino que él advertía para tan maravilloso invento. Por cierto, en la parte donde habla de gobernantes feos y guapos, déjenme decirles que cualquier parecido con la realidad no es más que mera coincidencia… claro, mera coincidencia y mera imaginación y facultades de profeta de mi tío “Lito”.


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!