10 abril 2012

La Ola en Chapultepec


En los años ochentas cuando la calor subía y el varo bajaba, la solución para el popolo chilango no estaba en algún balneario de Morelos o del Mediterraneo, la solución estaba en la Tercera Sección de Chapultepec, justo ahí en un paradisíaco y emblemático lugar llamado “La Ola”.

Así es amigo lector, seguro que usted recuerda muy bien ese bonito balneario al cual acudía toda la crema y nata de la capirucha, el Jet set de los tenochcas. La Ola fue durante los años ochentas y comienzos de los noventas, un popular balneario dentro de la Ciudad de México al cual asistían todos aquellos que buscaban remojar sus miserias y asolear sus rollizos cuerpecitos.


Aguas Salvajes en construcción. Foto: Proceso

Aguas Salvajes en construcción. Foto: Proceso

Aguas Salvajes en construcción. Foto: Proceso

Aguas Salvajes en construcción. Foto: Proceso

Aguas Salvajes en construcción. Foto: Proceso


El balneario La Ola fue inaugurado en 1979 e inmediatamente se convirtió en el lugar preferido de la raza para chacotear en sus acuáticas instalaciones. Por su puesto que ya existían algunos otros balnearios dentro de la Ciudad de México, como el famoso “Elba”, pero La Ola fue el primero en incluir una alberca de olas y toboganes dentro de sus instalaciones, lo que lo volvió sumamente atractivo para el intrépido nativo de esta ciudad. Este sitio llegó a tener hasta 3,000 visitantes al día.


La Ola en todo su esplendor en los 80's.


El precio era sumamente económico, algo así como 89 pesos para los labregones y la mitad para los enanos menores de 90 centímetros. Esto, si lo comparamos con el gasto que representaba trasladarse hasta alguno de los balnearios del estado de Morelos o Hidalgo, representaba un buen ahorro para el amante de hacer “busitos” en las “cristalinas” aguas de los chapoteaderos.

Las damitas que por algún motivo habían olvidado empacar su bonita tanga o los caballeros que no se acordaron de ponerse su calzón tarzanero antes de salir de casa no tenían ningún problema, ya que en un principio se podían rentar coquetones trajes de baño en La Ola, claro, siempre y cuando no le importara al feliz usuario contraer alguna enfermedad gonorrible sificilísima de curar. Así que no había pretexto para no asistir y pasar un gran día disfrutando de la alberca de olas y los toboganes del lugar. Por otro lado, la destreza y la creatividad de los visitantes del lugar, hacían posible el poder introducir de manera clandestina y subrepticia, bebidas espirituosas que incrementaban sustancialmente la chacota y el vacile dentro del balneario.


Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.

Restos de los que fuera La Ola.


No estoy seguro, pero creo que al final La Ola llegó a cambiar su nombre a “El Rollo” (homónimo del balneario de Morelos) y casi podría apostar, que en un inicio, se llamó “Aguas Salvajes” (si usted tiene más claro el dato por favor hágamelo saber). Desgraciadamente el lugar fue decayendo poco a poco y un buen día, en octubre de 2007, terminó cerrando definitivamente. Antes se intentó darle un nuevo impulso al instalar ahí una de las flamantes Playas Artificiales del “Carnal” Marcelo Ebrard, pero ni así volvió a resurgir y finalmente se convirtió en lo que es ahora, un lugar fantasma en donde las aguas estancadas y los hedores son el común denominador. La Ola nos dejó a algunos un bonito recuerdo y a otros una bonita conjuntivitis infecciosa y un apestoso pie de atleta, pero como quiera, a todos nos dejo algo para recordarlo.

Por cierto, a un lado de La Ola se encontraba otro parque de diversiones llamado “Atlantis”, famoso por su “chou” de delfines y sus fuentes danzantes, pero de ese sitio hablaré próximamente.


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!

11 comentarios:

Gina D. dijo...

Yo nunca fui pero me acuerdo muy bien porque si llegue a ir a Atlantis. Y creo que si tienes razón en que se llego a llamar "Aguas Salvajes".

Gabriela G. dijo...

Pues yo tampoco llegue a entrar pero iba a un bazar que se ponia por ahi los sabados y lo veia a lo lejos. Siempre quise entrar a conocer pero la verdad nunca tuve el "valor" de hacerlo. jaja
Mi hermano recuerdo que le decia "Miados Salvajes", asi que creo que si tienes razon, en algun tiempo se debio de llamar "Aguas Salvajes".
Buen recuerdo Said!

Anónimo dijo...

Yo creo que este lugar tuvo que cerrar porque jamas le pusieron calefaccion a las albercas asi que era bien frio bañarse ahi. Pero en su momento sin duda que era muy vistado gracias a la alberca de olas que era toda una novedad.

yukio dijo...

yo tuve un puesto en ese tiangis , justo en la tercera seccion de chapultepec , vendia chucherias que venian directo de francia , un tio que viajaba para alla me surtia, en ese tiempo flans y su temas , "bazar" y "no controles" , era lo maximo , y en cuanto al lugar , si ya conocias el cici de Acapulco , este te parecia de pelados , por eso nunca me anime a ir ....

Anónimo dijo...

Es triste ver toda esa area de chapultepec tan abandonada, deberia de consecionarla a otras personas para que hicieran algo con eso. Faltan lugares en la ciudad de mexico donde se pueda ir a divertir el pueblo.

sepoyoni dijo...


El PRD se está viendo lerdo en cuanto a reabrir ese balneario.

De hecho, todo el deporte ha sido abandonado por el PRD. Por ejemplo, en Tlatelolco, los aparatos para ejercicios tuvo que apadrinarlos Harp Helú, porque los perredistas ni sus luces...

Eso sí: tienen aborto gratuitos, pues a más niños asesinados, menos gastos.

Vaya porquería de partido.

Anónimo dijo...

Gracias por las fotos (buscaba algo referente al balneario), como fan de la natacion, vivir en el D.f. desde chico siempre me trae recuerdos de La Ola, lo cierto es que llegue a ir cuando se disfrutaba estar ahi y una ultima vez que aun recuerdo, cuando el balneario ya estaba abandonado y era un niño viendo su agua ahora verde y sin otros visitantes al rededor, un final lamentable para un gran lugar...

Anónimo dijo...

Sin duda bonitos recuerdos como la ola trabaje x hay del 90 al 95 en ese entonses lo manejaba antonio junco despues fue consecionado al que lo echo. A perder x mala administracion y el tener el parq solo x hobbi y dejarlo en ruinas y ojala algun dia le retiren dicha consecion x q como gefe y dueño es un fracaso el sr.Antonio Inzunza

Anónimo dijo...

Vieran de volver abrirlo seria genial...

Iván dijo...

Es mentira si tenía sus calderas, y lo afirmo porque yo trabajé ahí cuando era la ola allá por el año de 1990, estaba en mantenimiento, pintando, limpiando las albercas etc...

Iván dijo...

Yo también trabajé ahí por los 90's en mantenimiento