01 octubre 2011

Los Incendios de "La Sirena", "Astor" y "Blanco"



Mi Inmortal (abuela) llegó de su natal Zacatecas a la corta edad de ocho años. Junto con sus padres y sus hermanas, la bonita familia pueblerina que había salido “por piernas” de Zacatecas por causas de “La Bola” (así le decía ella a la Revolución), al llegar a la Ciudad de México se instaló en una flamante residencia porfiriana... bueno no, la neta era más bien una vecindad “de quinto patio” ubicada en la calle de Libertad en el Centro Histórico. El caso es que toda su infancia y hasta que se casó, mi abuela vivió en el centro: primero en la calle de Libertad, luego en Ecuador, luego en Brasil y Honduras, y por último, en la calle de Paraguay. Como ustedes se imaginarán, por aquellos años todo pasaba en el Centro Histórico, y esto es fácil de suponerlo porque la ciudad apenas comenzaba a crecer lentamente desde el centro hacia la periferia (estoy hablando de los años 20’s y 30’s).

Bueno, todo este choro mareador que a manera de introducción me tuve que reventar, fue solo para justificar la autenticidad, capacidad y veracidad de mis “fuentes” (osease, mi Inmortal Abuela). Y es que resulta que las pláticas que yo tenía con mi abuela eran harto interesantes, ella, como todas las abuelas, estaba llena de historias y anécdotas que siempre me parecieron fascinantes.

Una de esas fascinantes historias que alguna vez me contó y que luego fue enriquecida por otros miembros bastante “veteranos” de mi familia, fue el famoso incendio de la tlapalería y ferretería “La Sirena”.


Bomberos en la calle de Luis Moya.


Era la madrugada del 28 de noviembre de 1948, para ser exacto las 2:32, cuando un edificio de tres pisos que se encontraba en la calle de 16 de Septiembre número 71 en el centro de la Ciudad de México, estallaba en llamas. Esta conflagración (palabra robada de algún bombero atómico), ocurrió en lo que era la famosa tlapalería y ferretería “La Sirena”. Cuenta mi abuela, o más bien contaba, que aquel incendio terminó en una verdadera tragedia. Y es que luego de que llegara al lugar el cuerpo de bulcanos (así le dicen a los bomberos los “reporñeros” de la nota roja), y luego de que rompieran la cortina para entrar a combatir el fuego, solo pasaron unos momentos antes de que aquel incendio ocasionara que el techo de la planta baja del inmueble se desplomara sobre los HEROICOS (así con mayúsculas) bomberos, terminando así tristemente con sus vidas. El saldo de aquella desgracia fue de 13 muertos: 12 bomberos y un civil. En sus más de 120 años de historia del Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal, este ha sido el peor episodio por el que hayan transitado ya que jamás han muerto tantos elementos en un mismo incendio, tal y como ocurrió aquella madrugada.


Así se veía la ferretería "La Sirena" a mediados de los años 20s.
  

Decía mi abuela que al siguiente día, como buena “observadora de la vida social” (chismosa igual que yo), acudieron puntualmente ella y sus hermanas a la calle de 16 de Septiembre a observar los restos calcinados de “La Sirena”. Fue muy triste, y durante mucho tiempo se habló en todo México de aquella tragedia. Mi padre, que en sus años mozos trabajó manejando una ambulancia de la Cruz Roja (como en la que chocaron Pedrito y Luisito en “A toda Máquina”), me contó que conoció a algunas personas que habían estado en el incendio atendiendo a los bomberos heridos e intoxicados aquella madrugada. Le contaban a mi padre que aquello había sido sumamente triste para todos.




Pero bueno, el incendio de “La Sirena” es del “año del caldo”, por su puesto que yo todavía ni nacía, aunque mi madre sí se acuerda de haber ido al chisme y también me ha contado su versión de los hechos. Ahora bien, cosa muy diferente son otros dos invencidos que fueron también muy famosos y que al igual que el de “La Sirena”, ocurrieron en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Me refiero por su puesto a los incendios de las tiendas Astor y Blanco.  

Para 1978, mi Inmortal abuela ya había salido del centro, primero se había mudado a la colonia Álamos, justo en a una casa que daba hacia la entonces casi intransitada Calzada de Tlalpan, y luego, a un fraccionamiento que apenas comenzaba a aparecer en el mapa, la Colonia Militar Marte (lugar donde nació acá su Charro Negro). Esto no impedía que mi familia siguiera visitando el centro cada vez que podía. Ahí, en las calles de Uruguay, había quedado una hermana de mi Inmortal y otra más en las calles de Paraguay y Comonfort, en la merita Lagunilla.

A mi abuela le encantaba visitar los “cajones”, nombre que ella y las de su época usaban para referirse a las tiendas departamentales. Uno de sus cajones preferidos era Astor, tienda que se encontraba en la esquina de Isabel La Católica y Venustiano Carranza, justo donde ahora hay una explanada con un trinche fuente apestosa (habló el nostálgico ardido). En algunas ocasiones, mi Inmortal me compró mi “cuelga” de cumpleaños o mi regalo de navidad en esa tienda, y otras tantas, me llevó de la mano a Astor simplemente para que escogiera algún “firulito”, nomás por el puro gusto de regalarme algo.

Recuerdo perfectamente que el closet y el ropero de mi abuela, siempre estaban llenos de bolsas de platico de Astor repletas de estambres, telas, mascadas, medias, jabones “Maja” y “Maderas de Oriente”, cremas de “Tres Caritas” y demás mugres. Ella era feliz comprando ahí y luego visitando a su hermana en la calle de Uruguay, justo arriba del famoso restaurante bar “La Ola”.

Pues bien, un buen día de mayo del año 1978, comenzó la quemazón en Astor. Al quemarse Astor, se quemaron seguramente parte de los recuerdos de mi Inmortal abuela Rebeca. En aquel incendio desgraciadamente también murieron siete bomberos, igual, al colapsarse el edificio y caer sobre ellos. Yo en aquel tiempo era muy chiquito, apenas un mocoso, un trinche parvulito nalgas miadas, pero me acuerdo perfectamente de aquella imagen en ruinas de la tienda preferida de mi abuela.


Tienda Astor en la esquina de Venustiano Carranza e
Isabel La Católica.

Así lucía la tienda Astor antes de quemarse.

Publicidad de la tienda Astor.

Precios que no volverán. 

El Incendio de "Astor".






Otra tienda que se incendió en aquel año junto con Astor fue Blanco, tienda también ubicada en el centro de la Ciudad de México. Seguramente muchos recordarán a Antonio Badú haciendo los comerciales en la televisión de esta tienda de medio pelo, diciendo al final de cada uno: “Blanco ¡abarata la vida!”.


Publicidad de la tienda "Blanco". Así eran los precios
antes de que al peso le quitaran los tres ceros.


Según yo recuerdo, Blanco y Astor se incendiaron, pero ahora que buscaba algunas imágenes para ilustrar este mamotreto, me encontré en internet con algunos oligofrénicos que hablan de “las bombas de Astor y Blanco”. La verdad, aunque yo era un crío en aquellos años, no recuerdo que en ningún momento se hubiera hablado de artefactos explosivos tipo “paloma de 20 pesos” o algo por el estilo. En fin, desde siempre ha habido personas que les encanta hacerse sus propias historias en la cabeza, pero si yo soy el que está equivocado o alguien sabe más del asunto… ¡ánimas que me cuente con más detalle! (Bueno al parecer si fueron bombas según algunas fuentes, así que retiro lo de oligofrénicos y me como mis palabras).

Finalmente me acuerdo de un banco que estaba entre las calles de Uruguay y Venustiano Carranza sobre Isabel La Católica, justo donde ahora hay un trinche Sanborn’s que sirve las peores enchiladas suizas del orbe. No recuerdo si era Nafinsa o Serfin, pero si recuerdo que igual se chamuscó una buena parte de ese edificio, quizás por ahí de los años ochentas.

Bueno, todo este bonito viaje nostálgico a través de los incendios más famosos del Centro Histórico de la Ciudad de México, surgió ahora que vi que se quemaba la tienda Wal Mart de Buenavista. Y ya que andamos en estas, quiero aprovechar este aburrido pero entusiasta espacio, para hacer un súper reconocimiento a los verdaderos héroes de México que todos los días se juegan la vida por un trinche sueldo miserable, y aun así, muestran ser un ejemplo de lo que es la verdadera vocación de servicio. Recuerdo que cuando era chavito y mi apá me llevaba a los desfiles, para mí lo más padre y emocionante era ver pasar los coches de bomberos. En resumidas cuentas y para acabar pronto, para mí, los bomberos eran, y serán, mis súper héroes de toda la vida. Por eso, cuando yo sea grande… ¡quiero ser bombero!


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!


42 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo recuerdo que tambien se incendio el "Cafe Tacuba" y ultimamente la churreria "El Moro".

jaime said dijo...

Si, también me acuerdo de esos incendios, pero se trataba de recordar los que ya tiene un tiempito que ocurrieron. Saludos

Gaby G S dijo...

Que barbaro Said, a veces te vas muy atrasa en el tiempo y yo me asusto porque me doy cuenta que me acuerdo! jajaja. Pero que padre es recordar, esto se lo leo a mis padres y no sabes como lo disfrutan. Bravo por tus articulos! ;)

Rene Cruz Guerrero dijo...

EN PAZ DESCANSEN QUE POR ALGUNOS PESOS ARRIEGARON SU VIDA POR GENTE DESCONOCIDA.

jaime said dijo...

Así es Rene, verdaderos héroes desconocidos.

Krizov dijo...

Para mí el incendio más memorable es el de la Cineteca Nacional, que se ubicaba en la esquina de Río Churubusco y Tlalpan, donde ahora está la escuela de Teatro del CNA.

Angel Medina O. dijo...

Said saludos. Hace muchos tiempo me llevaron a un panteon para una ceremonia luctuosa por los compañeros caídos. Ayudame tal vez sepas en donde esta este panteon de antemano muchas gracias...

jaime said dijo...

Mi estimado Angel, me gustaría ayudarte pero la verdad desconozco ese dato, ojalá alguna de las personas que acostumbran leer este espacio sepa la respuesta y nos ayude. Te mando un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Said, yo no conocí a mi abuela, tampoco a mi bisabuela, pero los veteranos de mi casa cuentan que su abuelita (mi bisabuela) también estuvo en el chisme de "La Sirena", lo más jugoso del asunto es que recuerdan que ella salió en primera plana de LA PRENSA al siguiente día; el 29 de noviembre de 1948. Me he dado a la tarea de buscar dicho periódico, pero no lo encuentro, tendrás alguna pista? Saludos!
Carolina G.

jaime said dijo...

Excelente historia Carolina; es muy fácil, lánzate a la Hemeroteca de la UNAM y ahí solicita ese periódico con la fecha que dices, rápido te lo darán. Además puedes solicitar una fotocopia para que lo tengas de recuerdo. No olvides compartirlo, ¡podríamos publicar la foto aquí!

Saludos

Anónimo dijo...

Hola! leí tu post y se me hizo muy interesante. Solamente quiero hacerte una precisión y es que efectivamente la tienda Astor fue incendiada por un grupo guerrillero en ese año. Este grupo ya había realizado este tipo de acciones anteriormente, incluso eran conocidos como 'los bomberos' (Unión del Pueblo), pero sin provocar víctimas, hasta que sucedió lo de Astor, que fue una trágica situación. Jamás atacaban a población civil y solo colocaban bombas incendiarias con efecntos meramente simbólicos en grandes tiendas y almacenes (tipo liverpool o El Palacio de Hierro) en las que chamuscaban vitrinas y basureros.
Por cierto, no soy oligofrénico, y si estudioso de los grupos armados de aquellos años. Un saludo!

jaime said dijo...

Mi estimado Anónimo mil gracias por la información que compartes con nosotros, la verdad es que yo la desconocía. Y claro que no eres oligofrénico, eso es solo una mala broma que yo acostumbro hacer.

Lo que nos dices es muy triste porque eso quiere decir que las personas que provocaron el incendio de alguna manera son directamente responsables de las muertes acaecidas allí, independientemente de que estas personas no hayan tenido la intención de matar a nadie... "el que con juega con fuego...".

Saludos y de nuevo gracias por la información.

RodrigoM dijo...

Para los que gusten saber a donde se encuentran los bomberos del incendio de la sirena, en el Panteón Francés de Legaria, adelante de los velatorios del lado izquierdo, los visito cada vez que visito a mis padres, excelentes comentarios acerca de estos sitios alguna vez visitados en nuestra niñez...

jaime said dijo...

Rodrigo, muchas gracias por el dato, seguramente a Ángel le será muy útil... gracias por pasar por este blog. Un saludo

OCTAVIO CORTÈS MAGRO dijo...

EN LA CALLE DE ISABEL LA CATÒLICA, ENTRE VENUSTIANO CARRANZA Y URUGUAY, JUSTO ENFRENTE DE "ASTOR" SE UBICABA EL EDIFICIO DE 11 PISOS DE LA NACIONAL FINANCIERA, QUE QUEDÒ REDUCIDO A 3 O 4 PISOS DEBIDO AL TERREMOTO DEL 85. ACTUALMENTE NO SE SI HAYA OTRO USO PARA ESE EDIFICIO.

jesus gonzalez gardida dijo...

falta el incendio del almacen al puerto de veracruz,

jesus gonzalez gardida dijo...

falta el incendio del almacen el puerto de veracruz

Norma Martinez dijo...

No fue Blanco lo que se quemó, fue el Puerto de Veracruz, posteriormente fue Blanco. En cuanto a tu comentario de que ahora hay una fuente donde era Astor estas mal, en donde esta la fuente estaba la Nacional Financiera, hoy en día ese edificio lo compró Slim y en la planta baja hay un Sanborns; Astor estaba enfrente de este edificio. Y por último te comento que ambos incendios se debieron a bombas, todo esto lo sé porque tengo familiares que trabajaron en estos lugares.

jaime said dijo...

Mi estimada Norma Martínez tengo muy claro el incendio de NAFINSA, también fui testigo (presencial) de ese incendio por lo que no podría confundirlo con el de Astor. No me refiero a ese edificio ni a esa fuente, me refiero a la pequeña plaza que está enfrente, justo en la esquina de Venustiano Carranza e Isabel La Católica, y por su puesto que hay una fuente ahí.

Por otro lado, claro que los almacenes que se incendiaron simultáneamente aquel sábado 15 de mayo fuero Astor y Blanco. Mis fuentes son: Primero yo mismo que lo viví y lo recuerdo; y mi segunda fuente (más confiable que yo) son los diarios de la época, solo hay que darse una vuelta por la hemeroteca y listo. Si no te convences puedes checar mientras este periódico:
http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1978/05/16/pagina-35/33755952/pdf.html

Saludos y gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Qué pena siento de no haber investigado antes. Sabía algo pero no había tenido esa curiosidad. Precisamente trabajé varios años en ese edificio donde una vez estuvo Astor. La fuente que mencionas sólo es algo que se aprovecha para el aire acondicionado del edificio, pero no era raro ver a uno que otro niño mojándose como en sábado de gloria.
Gracias por compartir!!

jaime said dijo...

No te apures, en este blog se habla de cosas que pasaron hace mucho tiempo por lo que las imprecisiones pueden ocurrir y solo con la colaboración de todos nos podemos acercar más a la verdad. Gracias a ti por participar en este espacio y espero lo sigas haciendo y sigas retroalimentando el blog. Saludos

Serenity dijo...

Recuerdo esos incendios, y también recuerdo que hubo otros 3 o 4, pero no recuerdo en qué tiendas. Todos ellos fueron reportados como "corto circuito",
pero, años después de esos incidentes, trabajé en Astor y algunas personas que eran empleados de aquella época me comentaron que se habían encontrado restos de "artefactoes explosivos", pero que las autoridades lo ocultaron.
Por supuesto, nadie creería eso de nuestras "ilustres" autoridades, que desde hace más de 8 décadas se distinguen por su "transparencia". ¿Verdad? :-)

lupita sharp dijo...

hola! lei los comentarios y la informacion brindada, quiero que sepas que mi padre era comandante del cuerpo de bomberos de ecatepec en aquel tiempo que sucedio lo de astor y le tocó estar en el incendio, él siempre nos cuenta acerca de lo feo que fué todo eso, aquello fué muy muy triste. Si quieres puedo preguntarle con detalles lo que sucedió y lo que se vivió en el momento del incendio, bueno, solo si te interesa saber un poco mas. Saludos!

jaime said dijo...

Hola Lupita, gracias por escribir. Claro que me encantaría saber de primera mano qué pasó aquel día y como lo vivió tan de cerca alguien como tu papá. Me encantaría saber qué opina él de la versión de que aquello fue provocado, que fue un atentado. Por favor hazle llegar un cariñoso saludo de mi parte a tu padre y dile que cuenta con todo mi respeto y admiración por ese noble oficio al cual se dedicó. Un saludo igual para ti.

lupita sharp dijo...

lo prometido es Deuda Said, estas son palabras de mi padre, asi lo relató él:...así trabajabamos en todo tipo de emergencias que se presentaron inclusive apoyando en una ocasión al Distrito Federal en un incendio que se originó el día 13 de Mayo de 1978 en la tienda Astor ubicada en la calle de Isabela Católica y Venustiano Carranza durante los días 13 y 14 de Mayo.
Por mi parte me enfoco a relatar esta experiencia especialmente en memoria a mis compañeros que en ese momento perdieron la vida lo cual sucedió de esta manera:
El incendio sucedió en el segundo piso originado a mi punto de ver por un atentado en contra de estas instalaciones, pereciendo calcinados en ese lugar los dos veladores los cuales parecía que pedían auxilio porque estaban en las rejas de los ventanales totalmente calcinados, comenzamos a combatir el fuego en la planta baja, posteriormente segundo y tercer piso. El día 14 de mayo a temprana hora me entreviste con el Coronel Juan Gómez del Distrito Federal para manifestarle que ya era bastante agua la que se estaba aplicando en ese viejo edificio y me contesto que no me preocupara y me fuera al interior del edificio para asegurarme que todo mi personal estuviera trabajando adecuadamente, asi lo hice pero me percate que mi personal estaba muy cansado por lo cual baje para indicarles que se hiciera el relevo pero al salir me di cuenta que había bomberos intoxicándose colgando de las ventanas pidiéndole a un oficial de bomberos del DF que pusiera una escala telescópica dirigida hacia donde ellos estaban, le ordene a unos de mis elementos que de inmediato rescatara a estos elementos y poder auxiliarlos, así sucedió hasta aproximadamente a medio día. Fue en ese momento que oí un estruendo y vi que rápidamente el edificio se derrumbó completamente, de inmediato junto con mi personal que en ese momento les daba instrucciones corrimos de inmediato para verificar que mi personal se encontrara bien, solo a dos de ellos no los encontraba y los fuimos a localizar en la azotea del edificio contiguo. Nos reunimos para pasar lista tal como lo hicieron de igual manera todos los cuerpos de bomberos que nos encontrábamos en ese lugar y con satisfacción me pude dar cuenta que mi personal estaba completo, no así 2 bomberos del municipio de Naucalpan, 4 del Distrito Federal y 1 de Netzahualcóyotl que al final perdieron la vida al momento del colapso del edificio. Retirándonos posteriormente de ese lugar después de haber rescatado los cuerpos de los compañeros caídos. En ese lugar también resultaron 27 bomberos lesionados no de gravedad así como 15 intoxicados.
Al día siguiente recibí un comunicado del Sr. Carlos Hank Gonzales entonces regente de la Ciudad de México en la cual al texto dice lo siguiente:

CARLOS HANK GONZALES
JEFE DEL DEPARTAMENTO
DEL DISTRITO FEDERAL

México, D. F. ,
Mayo 15 de 1978

SR. ERNESTO RODRIGUEZ ROJO
Comandante del H. Cuerpo de Bomberos,
Ecatepec de Morelos, Mex.

Muy estimado señor Comandante:

Los incendios ocurridos en la Ciudad de México,
En la madrugada del día 13 del presente mes, alcanzaron proporciones tales que el H. Cuerpo de Bomberos de la Ciudad no hubiera podido controlarlos por si solo, sin la extraordinaria cooperación del H. Cuerpo de Bomberos a su digno cargo, que actuó como siempre, fraternal y heroicamente.

En esta ocasión protectora de la sociedad, hubimos de lamentar la muerte de 4 Bomberos de la Ciudad de México, 2 de Naucalpan y uno de Netzahualcóyotl, lo cual sentimos profundamente.

Envio a usted estas líneas para expresarle el reconocimiento de la Ciudad de México, por su solidaridad y ayuda en momentos tan dramáticos y por el esfuerzo heroico de este H. Cuerpo de bomberos. Le suplico testimoniar nuestra gratitud a todos y cada uno de sus miembros

Cordialmente

Firma Hank Gonzales

jaime said dijo...

Mil gracias Lupita Sharp, super interesante el relato de tu papá. Por favor hazle llegar mis respetos. Voy a incluir esto en una entrada, claro, con tu permiso. Saludos.

Yolanda dijo...

Said mi padre era Sub-Teniente de Bomberos del municipio de Naucalpan y estuvo en ese incendio, y al igual que el papa de Lupita nos comento que a el se le hizo que ya era mucha agua la que habían lanzado y que el edificio podría "tronarse" en cualquier momento, por lo que advirtió a su personal que estuvieran alertas a cualquier crujido extraño que escucharan, sin embargo cuando ocurrió el desplome dos de ellos no alcanzaron a ponerse a salvo, uno cayo junto con la estructura y el otro quedo colgando de los hierros retorcidos, el Teniente Adalberto Ángeles fue el único que murió de esta dependencia, no dos como pusiste en tu relato, el otro sólo sufrió rasguños pequeños y un fuerte tirón en la espalda y brazos al quedar colgando. Los días siguientes que fueron para la búsqueda de los que faltaban eran extremadamente dolorosos y agobiantes para todos los muchachos en la estación, ya que en enero de ese mismo año habían perdido a otro compañero en un incendio de una fábrica de pinturas. Rezaban con fervor para que lo encontrarán vivo, no podían aceptar otra pérdida más de uno de los suyos. Trabajaron con ahínco y con mucha esperanza, aunque al paso de los días la iban perdiendo, hasta que lo encontraron junto a los otros compañeros de las demás dependencias. Mi Padre falleció hace 5 años pero siempre tuvo presentes a sus compañeros caídos en el cumplimiento de su deber. Gracias por este pequeño homenaje a estos HÉROES anónimos sin capa.

jaime said dijo...

Querida Yolanda, gracias a ti por las precisiones que haces a lo que publiqué y por compartir todos estos recuerdos con las personas que pasan por este espacio. Debes de sentirte sumamente orgullosa por haber tenido un padre que, al igual que al resto de sus compañeros, la sociedad consideramos como los héroes anónimos que día a día se juegan la vida por los demás. Reitero mis respetos para tu señor padre que en paz descanse y para todos los valientes bomberos de México. Recibe un cariñoso y respetuoso abrazo de tu amigo Said.

Anónimo dijo...

La ceremonia luctuosa por los bomberos caídos en el incendio de La Sirena, se realiza el 28 de noviembre a las 8 de la mañana en el Panteón Francés de San Joaquin.

Anónimo dijo...

Cada año se hace un homenaje luctuoso a los bomberos caídos en el incendio de La Sirena en el Panteón Francés de San Joaquin. Los días 28 de noviembre de cada año. A las 8 de la mañana.

jaime said dijo...

Gracias por el dato. Descansen en paz esos héroes anónimos.

Anónimo dijo...

He escuchado ésta historia desde mi infancia, contada por mi madre, sus hermanos (mis tíos) y mis abuelos (papás de mi mamá) nunca creí que fuera conocida ésta historia del incendio de Astor y Blanco. Me he puesto a investigar hoy, a 38 años del incendio, y veo que realmente fue algo impresionante. Pero en las notas que he leído, esperaba encontrar, en cada una, algo sobre lo que cuenta mi mamá, ya que ellos y otra familia vivieron muy de cerca éste atentado, porque vivían en el último piso de éste edificio. Realmente su historia es impresionante. Agradecen y agradezco en todo momento al Heróico cuerpo de bomberos por haber rescatado a la familia Estrada Gonzalez (mi familia) y a la familia Huesca Formento. "Astor quema sus precios"

Moises Chavez dijo...

Said Buenas tardes , tendras mas fotografías de los incendio de Astor y Blnco , tengo un hermano que fue bombero y el participo en este par de incendios y hasta la fecha es tema en las reuniones de casa y me gustaría hacerle un colash de fotos .
Saludos

jaime said dijo...

Moises Chavez me encantaría ayudarte con eso pero estas son las fotos que pude encontrar en la red, no tengo más. Si llego a conseguir con gusto te las comparto. Salúdame a tu hermano y dale todos mis respetos. Igual un saludo para ti.

Anónimo dijo...

Rebuscando respecto a los origenes del nombre de la escuela donde curse mi primaria me encuentro que esta lleva el nombre de uno de esos bomberos que perdieron la vida en el incendio de La Sirena, el bombero Ramon Arriaga Aceves. Esta escuela se encuentra el la colonia Santa Isabel Tola.
Gloria a los caidos en el cumplimiento de su deber.

Felicidades por la pagina Jaime realmente muy muy interesante, especialmente para los que crecimos y nos alejamos del DF.

Saludos

Messy Blues dijo...

Saludos. Excelente artículo, mis respetos. Verás, en ese entonces yo tenía 14 años y mi madre trabajaba en la oficina de prensa del Nacional Monte de Piedad matriz (frente al Zócalo) luego entonces tenía ella información de primera mano y no, no hubo explosivos sino de hecho instalaciones precarias en cuestión seguridad (si hubiera existido protección civil en ese entonces les habría clausurado por más de un cargo) y dos años antes en todo el país había hecho cambio de ciclaje eléctrico por decreto presidencial, lo que obligaba a las empresas a reestructurar sus instalaciones, medida que desafortunadamente pocos empresarios asentados en el entonces esplendoroso centro histórico se sintieron sujetos a tal medida. El caso es que todo comenzó por un corto circuito y no por una bomba. A considerar, en 1978 las únicas bombas capaces de causar incendios de esas proporciones eran los cocteles molotov caseros ya que los artefactos eran pesados y complicados, vamos, una tecnología que requería tanto gente experta como un acceso amplio (esas tiendas apenas tenìan espacio para caminar). Tienes razón al afirmar que hay quienes se forman su propia historia. Te mando un saludo.

Messy Blues dijo...

Y realmente fue lamentable que hubiera pérdidas humanas. Mi respeto infinito por los bomberos.

Messy Blues dijo...

Y realmente fue lamentable que hubiera pérdidas humanas. Mi respeto infinito por los bomberos.

Messy Blues dijo...

Saludos. Excelente artículo, mis respetos. Verás, en ese entonces yo tenía 14 años y mi madre trabajaba en la oficina de prensa del Nacional Monte de Piedad matriz (frente al Zócalo) luego entonces tenía ella información de primera mano y no, no hubo explosivos sino de hecho instalaciones precarias en cuestión seguridad (si hubiera existido protección civil en ese entonces les habría clausurado por más de un cargo) y dos años antes en todo el país había hecho cambio de ciclaje eléctrico por decreto presidencial, lo que obligaba a las empresas a reestructurar sus instalaciones, medida que desafortunadamente pocos empresarios asentados en el entonces esplendoroso centro histórico se sintieron sujetos a tal medida. El caso es que todo comenzó por un corto circuito y no por una bomba. A considerar, en 1978 las únicas bombas capaces de causar incendios de esas proporciones eran los cocteles molotov caseros ya que los artefactos eran pesados y complicados, vamos, una tecnología que requería tanto gente experta como un acceso amplio (esas tiendas apenas tenìan espacio para caminar). Tienes razón al afirmar que hay quienes se forman su propia historia. Te mando un saludo.

jaime said dijo...

Messy Blues yo particularmente me inclino por esta versión (la tuya), sin embargo lo que ahora llama "verdad histórica" nunca la conoceremos sobre todo por la desconfianza en nuestras autoridades. Ante esto yo siempre recomiendo usar el sentido común, sentido a veces poco común en los que les gusta construirse historias maravillosas y descabelladas. Saludos.

carmonamaro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guadalupe camacho dijo...

Hola!!! gracias por tu blog. Yo recuerdo el incendio de la tienda Blanco, tenía cuatro años y unas primas mayores junto con su mamá (mi tía) fuimos al chisme (más bien me llevaron, porque yo no pude opinar) y recuerdo e fuego, los gritos y el actuar de los bomberos. Fue muy tratante para mi, que aún lo recuerdo. Estuve buscando hoy la información porque no recordaba en que año había ocurrido. Fue muy grato leerte, escribes muy bien y síguelo haciendo!
Gracias y saludos desde California, EEUU