03 octubre 2010

La nostalgia viaja en Tranvía


No estoy seguro, pero creo que en alguna ocasión en el facebook les comenté de un tren que corría a lo largo de la Av. Álvaro Obregón. Yo apenas lo recuerdo, tendría como cinco años. Este tren era diferente a los que existían aun por aquellos años en la ciudad. Este tren era tipo “turístico”, muy parecido al famoso “Cable Car” de San Francisco. Recuerdo que íbamos a cenar a los originales “Bisquets de Álvaro Obregón”, y antes de entrar, tomábamos este tren para dar la vuelta. El tren llegaba hasta lo que ahora es el eje Cuauhtemoc, justo en donde se encontraba el ya desaparecido cine “México”.

Este tren era único, no había otro igual en toda la ciudad al menos en ese tiempo. Yo estaba pequeño y quizás por eso, el operador del tren me permitía apretar con el pie un botón que estaba en el suelo, justo debajo del conductor, el cual hacía sonar la campana del tren. Para un niño de mi edad, eso era maravilloso, me hacia sentir más importante que el propio operador que llevaba el tren. Uno de los sitios preferidos para mí dentro del tren, era la parte de hasta atrás, que parecía una especie de balcón, y por ende, tenía la mejor vista.

Este tren dejó de funcionar un buen día y no volví a saber de el, hasta que muchos años después, lo encontré expuesto en un sitio donde guardan el transporte eléctrico de la ciudad, los Trolebuses. Es increíble lo bien conservado que está. Y estoy seguro que es el mismo en el cual yo paseaba, porque lo primero que busqué, fue el botón que activaba la campana del tren; y ahí estaba, justo donde yo recordaba. Ahora existe un autobús en el Centro Histórico que es muy parecido a este tren y que hace un recorrido turístico muy agradable. Son réplicas de esos tanvias de principios de siglo.


Tranvía como el que llegó a circular por la Av. Álvaro Obragón todavía
alla por los años setentas.

Lugar desde donde el operador conducía el tranvía.

Ahora bien, si les digo que apenas recuerdo este tren, la verdad no estoy seguro si recuerdo el resto de los trenes que circulaban por la ciudad, o solo es producto de mi imaginación. Pero casi podría asegurar, que todavía me tocó ver pasar por el centro de la ciudad alguno de ellos cuando iba a visitar a una tía en las calles de Uruguay y Bolívar. Estos trenes para los que no los conocieron, eran como el que atropelló al “Camellito”, aquel personaje de la película “Nosotros los Pobres” (1947) de Pedro Infante.


Tranvia de los que circulaban por la Calzada de Tlalpan, justo
por donde ahora corre el Metro.

Tranvía muy popular por los años 50's.

Lo que es increíble, es que a tantos años de haber desaparecido estos maravillosos “Tranvías” (nombre correcto, no trenes), aun podemos ver por muchas de las calles de la Ciudad de México, las vías por donde circulaban. Siempre me he preguntado porque siguen ahí, será muy difícil y costoso quitarlas, o es solo un bonito gesto del Gobierno de la Ciudad para los nostálgicos amantes de los trenes… ¡como yo!.


Restos de las las vías que aun existen por toda la ciudad, por
donde hace muchos años circularon los tranvías.

Mi Inmortal abuela me platicaba, que a ella todavía le tocó ver los famosos “trenes de mulitas”. Decía que justo en la Plaza de la Constitución, o sea, el Zócalo capitalino, era el lugar donde paraban este tipo de pequeños tranvías jalados por mulitas. Ella en especial siempre recordaba, uno que llegaba hasta a donde está la fuente del Salto del Agua.



Tren de Mulitas el cual llegaba ¡hasta el pueblo de San Ángel!

Parada de Tranvías a un costado de la Catedral.

Vista del Zócalo de la Ciudad de México con algunos tranvias
de aquella época (30's aporx.).

Por otro lado, mi Sacrosanta (madre) vivió mucho tiempo sobre la calzada de Tlalpan. Dice que justo en medio de la calzada, corrían los tranvías que llegaban hasta Xochimilco. Me cuenta que en ese tiempo, casi no había tráfico, así que era muy fácil atravesar la calzada de Tlalpan sin ningún problema. Tiempo después, gracias a la gestión del esposo de Maria Félix, el empresario Alex Berger, se negoció junto con el gobierno francés la construcción de un tren rápido subterráneo, mismo que hoy conocemos como “El Metro”. Fue en la Av. Chapultepec y Bucareli, en junio de 1967, donde se celebró la ceremonia de inicio de obra para la construcción del Metro. En septiembre de 1969, el Presidente Gustavo Díaz Ordaz y el Regente del Distrito Federal Alfonso Corona del Rosal, inauguraron la primera línea del metro, que en su primera fase, corría de Zaragoza a Chapultepec. Poco tiempo después, se construyó la Línea 2 del metro en lo que fuera el “derecho de vía” del antiguo tranvía que corría por la calzada de Tlalpan. De esta manera, tristemente, la “modernidad” logró que desaparecieran esos entrañables tranvías.


En esta foto en la cual aparece mi Sacrosanta de lado izquiero, se pude
ver lo que era la calzada de Tlalpan en los años 40's. Aun pasaban los
tranvias en medio de la calzada... ¡y casi no había tráfico!

A personas que quieran disfrutar aunque sea por medio del cine de estos tranvías, me voy a permitir recomendarles una película excelente. Se trata de la película “La ilusión viaja en tranvía” (1954) de Luis Buñuel. Esta película trata de dos operadores de un tranvía (el famoso No. 133), que luego de saber que este será retirado para siempre de circulación, deciden robárselo para dar una “última” vuelta en el. Acompañados de una buena “jarra”, estos operadores viven varias aventuras a lo largo de toda la noche. Lo mejor de esta película, es que nos permite ver como era el México de aquellos años, sin trafico y casi despoblado. Las actuaciones de Carlos Navarro, Lilia Prado y Fernando Soto “Mantequilla”, son muy buenas y divertidas. Si pueden veanla, no se van a arrepentir.


Cartel oficial de la película "La ilusión viaja en tranvía".
 
Escena de la película "La ilusión viaja en tranvía".

Otra escena de la pelicula con el famoso tren No. 133 en la
calle de Felix Cuevas.


Otros de los trenes famosos de la Ciudad de México que disfruté mucho en mi niñez, eran los que existían en el Bosque de Chapultepec. Uno se encontraba justo dentro del Zoológico de Chapultepec y su recorrido consistía en darle la vuelta por dentro al zoológico. Por cierto que, en ese recorrido difícilmente se podían ver a los animales, lo que la mayoría de las veces esto representaba una desilusión para los pasajeros. Sin duda que lo mejor de este tren, era la estación donde paraba. Ahora las personas que van al Zoológico de Chapultepec, encontrarán en el sitio en donde estaba la antigua estación, una tienda donde venden todo tipo de souvenirs del zoologico. El otro tren y el cual durante muchos años (aun ya de adulto) disfruté ya que era mi preferido, era el que se encontraba en la Segunda Sección de Chapultepec, justo a un costado del Museo de Ciencias Naturales. Este tren daba la vuelta al Lago Menor, pasaba a un costado de la “Cafetería del Lago”, luego seguía su recorrido junto a los Juegos Mecánicos Infantiles (ya desaparecidos), y por último llegaba a la mejor parte del recorrido. Se trababa de un túnel enorme (enorme para cualquier niño pequeño), en el cual, el maquinista en un momento dado, apagaba todas las luces del tren y solo dejaba la de la máquina, lo que causaba que todos los pasajeros gritaran emocionados. No faltaba la parejita que aprovechaba la oscuridad para robarse un beso (¡cochinos!). Finalmente el tren salía del túnel y llegaba a la estación donde siempre había una fila enorme de niños con sus papás esperando su turno. Todavía yo alcancé a llevar a mis sobrinas y a mi hija a pasear en ese tren, y era maravilloso volver a vivir toda la emoción que sentía yo de niño, cuando me subía en alguno de sus vagones. Hace poco que regresé, me enteré que ya tenía como cinco años de no funcionar. Todo por un accidente en el que se volteo un tren por falta de mantenimiento y en el que desgraciadamente algunas personas salieron lastimadas. Es una pena ver ahora la estación abandonada y los trenes tristemente guardados.

Trenecito de Chapultepec.

¡El precio era muy económico!

Estación abandonada del Trenecito de Chapultepec.

Primer túnel saliendo de la estación.

Los trenes están tristemente abandonados y olvidados.

Bueno, como verán, o sabrán (los que ya me conocen), soy un amante irredento de los trenes, tranvías y trenecitos de feria. Algo tienen que me “chiflan”, y que irremediablemente hacen, que cada vez que encuentro alguno de estos “chu-chus”, inexplicablemente me de uno de mis famosos ataques agudos e incurables… de nostalgia.


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!.


10 comentarios:

KATIA dijo...

AHORA COMPRENDO!!!!! hace unos dias, cuando me estacionaba en la calle Chihuahua (a dos calles de Alvaro), me tropece con unas vias que pasan a un lado de la acera, y me pregunte que demonios hacian unas vias ahi. Entonces ahora sè que esa era la ruta del tranvia.

Anónimo dijo...

Que padre quedo este post Said, y con esas fotos! Que recuerdos.
Oye, yo si he visto esa pelicula y en verdad es padrisima. Incluso me acorde otra muy parecida solo que viajan en un autobus, la recuerdas. Bueno, que pena que ya no existan estos tranvias, cuando dijo Marcelo Ebrard que iba a poner un tranvia que pasara por el centro me emocione, lastima que no lo puso finalmente. Besos

Gina D.

Anónimo dijo...

Creo que en este tiempo ya no seria funcional un tranvia, con tanto trafico, marchas y bloqueos, el tranvia no tendria otra opcion que detener su camino. Es una pena porque estos tranvias eran maravilloso.
Excelente su articulo, me hizo recordar tantas cosas. Saludos.
Dr. Benjamin Mejia.

Anónimo dijo...

en ciudad universitaria todavía se encuentran las vias abandonadas del tranvia que llegaba hasta allá, se encuentran en avenida revolucion llegando al estadio univrsitario, la terminal de esta ruta por cierto ya fue demolida y transformada en un estacionamiento de la universidad.
saludos

javier dijo...

te felicito por toda la informacion que expones, y es una lastima lo de los trenes en chapultepec, son dos maquinas de vapor y creo que dos con tipo diesel, ademas hay dentro una que salio en una pelicula de cantinflas, muy padre; yo pude entrar a esos talleres y la verdad es una nostalgia todo eso, pero el techo se esta cayendo, ademas tienen abandonados unos carritos electricos y unas carretas, se dice que la SMA no quiere echar a andar esos trenes pues disque contaminan, ya que su motor es de tractor, ademas estan podridos creca de 1000 durmientes, lo cual hace peligroso el recorrido, pero lo peor es que no parece interesarles ni consecionar ni arregar esos desperfectos, los niños de hoy se estan perdiendo esos recorridos familiares de antaño. saludos

yukio dijo...

que grata manera de hacernos recordar , las pizzas shakeys tenian la particularidad de ver como las preparaban a traves de un cristal impecablemente limpio , llego a mi cerebro el aroma que mezclaba cerveza de barril, yerbas de olor y por supuesto el empanizador del pollo y papas , yo visitaba uno por narvarte y otro a un costado de torres de satelite

jaime said dijo...

Asi es Yukio, antes para satisfacer el antojo de pizza, habia que batallarle porque no estaban a la vuelta de la esquina.
Saludos

Alex Salazar dijo...

Hola Jaime, el día de hoy 18 de agosto de 2011 fui a Chapultepec exclusivamente a subirme al tren escenico ya que cada vez que tenía la oportunidad lo hacía y me encontre con la triste noticía de que lo había sacado de servcio,si supe del accidente que fue en el 2007 pero no sabía que lo habían sacado de servicio, es una lastima, de verdad me dio mucho coraje, deberíamos hacer una petición ciudadana al gobierno del distrito federal para que lo pongan nuevamente en funcionamiento ¿no crees? voy a investigar como se debe hacer estas solicitudes y te comento, igual con la voz de muchos ciudadanos nos hacen caso.

Anónimo dijo...

Hola, tengo 52 años de edad, y yo viví en la colonia valle gomez, ahi estaba muy cerca la terminal de una linea de tranvias, (creo se llamaba rastro)salia , daba vuelta en Inguaran, despues en canal del norte, no recuerdo todo el recorrido y llegaba a la plaza de Santo Domingo, recuerdo esos bellos paseos en esos tranvias con sus focos que alumbraban de forma irregular dependiendo de la energia electrica.

jaime said dijo...

Alex Salazar, me parece una excelente idea, la suscribo desde ya! Si es una pena que estén en el olvido esos maravillosos trenes de Chapultepec, yo, al igual que tu, espero que algún día vuelvan a circular por sus viejos rieles. Saludos.

Anónimo, que privilegiado eres en recordar esos viajes, yo seguramente viajé alguna vez en uno de esos tranvías pero no lo recuerdo. Del que sí me acuerdo, es el que iba por la calle de Álvaro Obregón y que era turístico... ¡que tiempos!
Saludos.