27 septiembre 2010

Pornografía


Eso que el respetable llama “Pornografía” y que yo llamo “Desnudos Artísticos no Justificados ni Cuidados”, indiscutiblemente ha cambiado mucho en los últimos años. Déjenme hacer un bonito ejerció de memoria para ver de que me acuerdo en materia de “encuere”.

En mis años mozos, pubertos e inquietos, la pornografía era prácticamente gráfica (imágenes fijas). Para ver movimiento, había que ver porno en cine formato 8 o Súper 8.

Las revistas mexicanas que existían por aquellos años, definitivamente eran muy fresas. Recuerdo dos revistas en especial, una se llamaba “él” y la otra “Caballero”. Incluso había una más antigua la cual apenas recuerdo de nombre "Audaz". En ese tiempo estaba prohibido mostrar el vello púbico, así que había que conformarse con las boobies sin operar de las modelos, y con el bonito derriere en ocasiones lleno de estrías y celulitis. Más adelante, salieron en México otras revistas que ya mostraban un poco más de carnes, por ejemplo: “Club Privado” y “Signore” (precursora del Playboy mexicano).


Dos de las revistas para adultos más representativas
de los años 70's y 80's.


Para los no conformistas, siempre existía la posibilidad de echarle un ojo a una revista gringa, las cuales siempre han sido más atrevidas que las mexicanas. Para eso, lo mejor era acudir con el peluquero de confianza, hacérsela llorona, y esperar a que se ablandara su corazón para que de entre sus cajones sacara una revista Playboy, Penthouse, Hustler, Oui, o cualquier otra, y la compartiera con esa bola de pubertos ávidos de “inspiración”. Claro que a esa edad, uno le podía robar “inspiración” hasta a un anuncio de Vicky Form en la revista Vanidades o Kena.

Revista Playboy de 1976 con Patti McGuire en la
portada.

La famosa "conejita" Patti McGuire se convirtió en la esposa del
tenista Jimmy Connors.


Por otro lado, como les decía antes, la única forma de ver porno en movimiento, era por medio de un proyector de películas 8 y Súper 8. Lograr esto, era verdaderamente una hazaña. Sin embargo, no faltaba el papá libinopútrido de algún amiguito, que tenía entre sus secretos más ocultos, una buena colección de películas Súper 8 y un proyector de este tipo. El reto obviamente, consistía en sustraer las películas y el equipo sin que los papas se dieran cuenta, para luego buscar un sitio seguro en donde presentar la bonita función de cine. Recuerdo una ocasión en la que un grupo de amigos fuimos sorprendidos a la mitad de una película porno,  por lo que hubo que cortar con unas tijeras en dos partes la película para poderla sacar rápidamente del proyector, antes de que el papá de mi amigo entrara al cuarto en donde veíamos aquel bonito espectáculo. El dueño de la película era el papá de otro de mis amigos, amigo que por cierto, lloró amargamente por miedo al inminente coraje que iba a hacer su papá al descubrir su película mutilada en dos. El único consejo que le pudimos dar el resto de mis amigos y yo, fue que regresara la película a su escondite original y que negara todo… lastima, los nervios lo traicionaron, y no se escapó de unos buenos cinturonazos.


Proyector de peliculas Super 8, la unica manera posible de ver cine
porno en casa en aquellos años.


Un día, los cines de México comenzaron con un bonito experimento llamado “Función de Media Noche”. Eran funciones de cine que comenzaban a la media noche y en las cuales se proyectaban películas con clasificación “D” (mayores de 21 años). Yo no podía ni imaginar lo que se podía ver en esas películas con una clasificación más estricta que la “C” (solo adultos). Al poco tiempo, como siempre pasa en mi hermoso país, las restricciones para entrar a estos cines se volvieron mas laxas, y entonces fue que me pude colar a una de estas funciones de media noche. Recuerdo que fue en el cine Pedro Armendáriz que estaba en Río Churubusco, justo donde ahora están los Cinemark a un lado del Centro Nacional de la Artes. Al entrar al cine, puse cara de “grande”, de hombre de mundo, buscando así engañar al inspector de la entrada. Recuerdo que tenía muchos nervios, casi como cuando uno va a la Embajada de Estados Unidos a sacar su Visa. Desgraciadamente toda esa emoción que sentí al conseguir entrar al cine, se transformó minutos después, en una gran y profunda desilusión, al ver la porquería de película que proyectaron. Una película ¡súper fresa!, absolutamente nada que ver con lo que yo me había imaginado. Se trataba de la famosa actriz Sylvia Kristel, haciendo de las suyas en alguna de las “mil” secuelas que filmó de su película “Emmanuelle”. La verdad, no me quedaron ganas de volver, sin embargo, volví… ¡y muchas veces!


La pelicula "Emmanuelle", era un clasico en las funciones
de media noche en los cines de México.

Silvia Kristel la actriz de "Emmanuelle", era una mujer muy bella, sin embargo
y como diria mi abuela "los años no pasan en balde".


Por cierto, toda la vida y desde entonces, escuché la leyenda de una película que apenas hace unos meses finalmente pude ver. Seguro que todos escucharon de ella, pero igual que yo, les apuesto que muchos no la han visto aun. La película es  la legendaria “Deep Throat” (Garganta Profunda), del año 1972. Esta película estelarizada por Linda Lovelace, es sin dunda, la película pornográfica más famosa de la historia. El guión es sumamente “inteligente”. Trata de una mujer, que al no poder llegar al orgasmo, acude en busca de ayuda profesional con un sexólogo, el cual le explica, que por una mutación genética tiene el clítoris en la garganta… luego entonces, ya se imaginarán el por qué del titulo. La actriz Linda Lovelace desafortunadamente murió en el año 2002 a la edad de 53 años, en un lamentable accidente automovilístico (descanse en paz).


"Deep Throat" (Garganta Profunda) con su protagonista Linda
Lovelace (1949-2002).

"Deep Thoat" es sin duda, la pelicula pornografica mas famosa de
todos los tiempos.


Por otro lado, el cine mexicano también se encargó de mostrar mujeres en pelotas, en algo que muchos consideraron, pornografía. Primero fueron películas del género conocido como “Cine de Ficheras”. Quizás la madre de este genero fue la película “Bellas de Noche” del director Miguel M. Delgado, el mismo director que dirigió la mayoría de las películas de Cantinflas. A “Bellas de Noche” le siguieron muchísimas más, siempre con la misma formula. Mujeres desnudas y cómicos albureros, era la formula infalible para hacer una película mexicana taquillera en aquellos años. La reina de este tipo de películas, era sin duda, la insigne actriz Sasha Montenegro, aunque también aparecían constantemente en esas películas, actrices tales como: Angélica Chain, Lyn May, Rosita Bouchot, Jacaranda Alfaro, Grace Renat, la Princesa Lea, y otras más que a la menor provocación se quitaban la ropa. Otras actrices que trabajaron en otro tipo de películas, pero a las cuales también les estorbó siempre la ropa, fuero: Isela Vega, Rebeca Silva y Meche Carreño, por solo nombrar algunas.


"Bellas de Noche" marcó el inicio del cine de ficheras. Sasha Montenegro
fue la reina de ese cine. Aquí con su esposo el Presidente Lopez Portillo.

Meche Carreño, actriz amante del "desnudo artístico no justicicado".


Por último, hay que hablar de dos inventos que vinieron a revolucionar la pornografía. El primero, las ochenterísimas videocaseteras (VCR). Con este maravilloso invento, fue más fácil llevar la pornografía a casa y disfrutar de una bonita velada concupiscente, cuantas veces se nos antojara. Con las VCR’s, solo había que ir a un video club a rentar algún video para adultos o comprarlo en sitios como Tepito (tianguis altamente inseguro de la Ciudad de México), para poder darle rienda suelta a nuestra desvergonzada “morbosidad”. Y el segundo invento al cual me quiero referir y que indiscutiblemente revolucionó la pornografía para siempre, fue por su puesto, el Internet. Con el Internet, ya no hay que molestarse en ir en busca de pornografía a ningún lado, en Internet la pornografía viene a uno ¡incluso sin buscarla!


Las videocaseteras (VCR), fueron un instrumento muy útil en la
pornografía casera.

Internet vino a revolucionar definitivamente la pornografía.


Bueno, como verán, todo cambia. El vello púbico se ha ido, y en su lugar llegaron los tatuajes y los piercings. La pornografía ahora a evolucionado tanto, que se ha especializado en distintos géneros, muchos de ellos francamente para enfermos (pedofilia, zoofilia, necrofilia, scat, snuff, etc.). Sin embargo, lo único que no ha cambiado desde entonces, es que la pornografía representa un gran negocio para todos aquellos que comercian con ella. Mientras tanto, yo por mi parte, como siempre, tengo que admitir tristemente, que en mis tiempos ¡todo era mejor!, incluso, la pornografía fresota que tantas veces me “inspiro”.


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!

Nota: Queridos amigos lectores, tienen que admitir que este tema se prestaba para que yo sacara al naco que llevo dentro. Sin embargo, me porté como todo un caballero y me abstuve de hacer algún comentario propio de mi conocida y afamada peladez. ¡No se podrán quejar!

13 septiembre 2010

Los Noticieros (El Video)

Luego de escarbarle, conseguí estos videos para recordar "más mejor" como era el noticiero "24 Horas" de Jacobo Zabludovsky y el noticiero "Hoy Mismo" de Guillermo Ochoa. La calidad del video es mala... obvio, la HD no se había inventado y la recepción era a través de un bonito gancho de ropa haciendo las veces de antena en mi súper tele Majestic. Bueno, aquí esta el video...





Nota: Si no leyeron el post de "Los Noticieros" búsquenlo abajo de este o en el link: http://saidretro.blogspot.com/2010/09/los-noticieros.html


Los tiempos pasados no fueron mejores... ¡pero sí más chidos!

12 septiembre 2010

Los Noticieros

24 Horas

Sin temor a equivocarme, podría decir que el noticiero más antiguo que mi atrofiada y teflonera memoria me permite recordar, es “24 Horas” con el Lic. Jacobo Zabludovsky. No hay duda que este noticiero fue el que alcanzó mayor audiencia y popularidad durante casi tres décadas. Es cierto que este noticiero era sumamente parcial, ya que era bien sabida por todos la relación que tenía Emilio Azcárraga Milmo “El Tigre”, con el PRI Gobierno. Incluso él abiertamente decía ser “un soldado más del PRI”, cosa que jamás negó y de lo que siempre estuvo orgulloso (y beneficiado). Jacobo Zabludovsky que era a su vez un soldado del “Tigre”, pues hacía lo propio, siempre exaltando la imagen presidencial y desinformando a conveniencia, siguiendo la línea editorial que le marcaba la empresa Televisa. Sin embargo, para mí, para este su servidor, Jacobo Zabludovsky ha sido el mejor entrevistador que ha habido en la televisión mexicana, incluso por arriba de Paco Malgesto que era más campechano y divertido.

Jacobo Zabludovsky comenzó en Telesistema Mexicano (luego Televisa), con un noticiero llamado “Café Matutino”, que si no me equivoco conducía junto con el gran Pedro Ferríz Santa Cruz, aquel que luego se hiciera famoso con sus programas “Un mundo nos vigila” y “La Pregunta de los 64 mil pesos”.

El noticiero “24 Horas” como tal, nace en el año 1969. Justo en ese año fue cuando el hombre llegó a la Luna, y ahí estaba ya transmitiendo ese histórico evento Jacobo Zabludovsky junto con el Lic. Miguel Alemán (en ese tiempo accionista de Televisa).


Jacobo Sabludovsky entrevista a Dali.


Jacobo Sabludovsky entrevista a Conchita
Cintrón (torera).

Apenas si recuerdo cuando el Lic. Jacobo Zabludovsky usaba aquellos tremendos audífonos que tanto lo caracterizaban. Por aquellos años, recuerdo también su famosa frase: “¿ya llegó Paula?”. Pues han de saber amables amigos, que cuando Jacobo hacía esta pregunta, se refería a Paula Cusi Presa Matute, quien estaba encargada de dar los horóscopos. Para los que no lo saben, esta hermosa dama “casó bien” (como decía mi Inmortal abuela). Resulta que Paula Cusi se convirtió en la penúltima esposa de Emilio Azcárraga “El Tigre”. Años después y luego de la muerte del “Tigre”, la Sra. Cusi se echó un tiro con la familia Azcárraga tratando de defender su 16% de acciones que tenía de Televisa.


Paula Cusi.


Adriana Abascal y Emilio Azcárraga Milmo en la boda de
Lucero y Mijares (1997).

Yo era un crío por aquellos años, así que francamente no recuerdo mucho del noticiero de aquellos tiempos. Además, los niños buenos como yo, estábamos ya soñando con los angelitos a la hora del noticiero, luego de que la Familia Telerín nos había dicho “ya va siendo hora de que los peques nos vayamos a la cama, ale peques”. Sin embargo, ya un poco mayor, comencé a ver todas las noches el noticiero. Recuerdo ya desde entonces a Lolita Ayala dando las noticias a lado de Jacobo. En los deportes estaba Fernando Schwartz, y años más tarde, la sección de “toros y deportes” estuvo a cargo de Heriberto Murrieta, el famoso “Joven Murrieta”.


Jacobo es un gran taurino, aquí con Paquirri y
con Curro Rivera.

También recuerdo a un caricaturista que hacía su “cartón” en el vidrio de algo parecido a una ventana durante el noticiero. Para ello, usaba algo que parecía pintura blanca liquida para zapatos, tipo Nugget. Al terminar, giraba el vidrio de eso que parecía una ventana y lo mostraba a la cámara. El caricaturista se llamaba “Vic”. Luego apareció un hombre en traje negro de charro que hacía corridos, algunos versos relacionados con la noticia más importante de esa noche. Este personaje se hacía llamar Tacho López Cuarzo, en clara e irreverente alusión al actor Ignacio López Tarso. Invariablemente cada vez que terminaba aquel hombre sus versos, Jacobo remataba con otra frase que ahí quedó para siempre: “buena rima Tacho, buena rima”. Tacho tenía problemas con su manera de beber, por que un día dejo de salir en el noticiero.

Al morir el “Tigre” y quedar al frente su hijo Emilo Azcarraga Jean, comenzó a haber muchos cambios en la empresa. El raiting de “24 Horas” ya no era el mismo, había aparecido un noticiero que comenzó a hacerle sombra, me refiero a “Hechos”. La credibilidad de Jacobo era insalvable, así que decidieron sacarlo del aire. Jacobo argumentó que su salida del noticiero era por motivos de salud, por un cáncer, cáncer que por cierto, lo tiene hasta la fecha vivito y coleando en este mundo.

El noticiero terminó el 19 de enero de 1998. Recuerdo muy bien ese día. El noticiero transcurrió como cualquier día, y solo hasta el final, Jacobo dijo con esa solemnidad que lo caracterizaba: “24 Horas termina hoy, muchas gracias, buenas noches”… ¡tómala barbón!. Así, sin más ceremonia que esa, finalizó uno de los programas emblemáticos de Televisa y de la historia de la televisión mexicana.

Al salir Jacobo del noticiero de la noche, quedó en su lugar Guillermo Ortega Ruiz, pero solo por un corto tiempo. Para entonces, Joaquín López Dóriga que había sido reportero de Jacobo, ya tenía un noticiero en la mañana en Televisa junto con Lourdes Ramos. Pues bien, a la salida de Guillermo Ortega Ruiz de Televisa (se dice que por un problema de faldas), inmediatamente Joaquín pasó a ocupar el lugar de Guillermo Ortega en el noticiero de la noche. El primero en saltar ante esta decisión, fue Abraham Zabludovsky, que conducía el noticiero de la tarde y que pensaba le correspondía ocupar el puesto vacante en el noticiero de la noche. Jacobo que aun trabajaba en Televisa, aunque ya no frente a las cámaras, agarró sus tiliches junto con los de su hijo y renunciaron definitivamente a Televisa. Hasta la fecha, Abraham no puede superar esto y le profesa un odio enorme a López Dóriga, al cual por cierto le hace burla, al decir que no se explica por qué le dicen “El Teacher”… ¡si ni ingles habla!.


Joaquín López Dóriga y Jacobo Zabludovsky, ni tan amigos,
sino me creen preguntenle a Abraham Zabludovsky.

Por otro lado, son memorables las imitaciones que se han hecho de Jacobo Zabludovsky en la televisión. Recuerdo dos en especial, la que hacían Los Polivoces (Eduardo era Jacobo y Enrique el entrevistado); y la que hacían Pituka y Petaka en “Chiquilladas” (una hacía a Jacobo y la otra a Tacho López Cuarzo).


Hoy Mismo

Otro noticiero que recuerdo de mi infancia y que era sumamente popular por aquellos años (sobre todo entre las amas de casa), era “Hoy Mismo”, el cual conducía el simpático y carismático Guillermo Ochoa. Por cierto, ahora la mayoría de los jóvenes cuando escuchan ese nombre, inmediatamente lo relacionan con el portero del América, el cual cabe aclarar, no tiene ningún parentesco con el periodista, simplemente es un homónimo.


Guillermo Ochoa.

El noticiero “Hoy Mismo” se transmitía por las mañanas. Era un noticiero que duraba varias horas y en el cual se presentaban lo mismo noticias, que entrevistas a todo tipo de personalidades. Los encargados de conducir este noticiero eran: Memo Ochoa, Lourdes Guerrero, Maria Victoria Llamas y Juan Dosal en los deportes.


Sergio Esquivel en "Hoy Mismo". Atras Memo Ochoa, Lourdes
Guerrero y Juan Dosal.

Un personaje muy simpático del noticiero, era el encargado de dar el clima. ¿Recuerdan a Juan Carlos Iracheta? El era un físico y meteorólogo egresado de la UNAM, que luego de dar el clima, siempre presentaba un “experimento de física” el cual frecuentemente le fallaba, lo que ocasionaba la burla, entre otros, de Memo Ochoa.


Juan Carlos Iracheta y Antonio de Valdes (muy joven).

Por aquellos días recuerdo que comenzaba a cobrar fama la famosa “Tesorito” Laura León, misma que bromeaba con Memo Ochoa coqueteándole cada vez que iba de invitada al programa. Memo Ochoa era muy simpático frente a las cámaras, aunque atrás de ellas, era una persona distinta. Madaleno, que se llevaba muy bien con él, muchas veces en su programa “El Club del Hogar”, lo escuché llamarle a Ochoa “El Cepillín de la Mañana”. Cuando Madaleno pasaba a saludarlo (y a molestarlo) al estudio desde donde transmitían “Hoy Mismo”, Memo Ochoa siempre lo corría groseramente (de broma, por su puesto).

Alguna vez tuve la oportunidad de visitar el estudio de “Hoy Mismo”. Era muy difícil que permitieran visitas en el estudio ya que se hacía sin publico, sin embargo, gracias a la tenacidad de un compañero de la escuela (necedad diría yo), conseguimos que la coordinadora del programa nos dejara observar como se hacía el noticiero. Recuerdo que ese día llegamos puntuales en la mañana a Televisa Chapultepec, lugar desde donde se transmitían todos los noticieros de Televisa. Luego de anunciarnos en la recepción, pues ahora si que con la pena, nomás no pasamos de ahí y tuvimos que hacer mutis. Mi amigo, necio que era, volvió a contactar a la coordinadora de “Hoy Mismo” y consiguió que nos recibieran la mañana siguiente. De nuevo llegamos puntuales, nos anunciamos, y en esta ocasión, sí tuvimos éxito. Entramos por un pasillo largo y oscuro, subimos unas escaleras angostas, y llegamos al primer piso en donde estaban los estudios. Entramos sin hacer ruido, y ahí, en unos cuantos metros cuadrados de estudio, vimos como se hacía el noticiero. Fue un día muy emocionante para mí, no precisamente por conocer al “Cepillín de la Mañana”, sino porque en aquella ocasión, el invitado al cual iba a entrevistar Ochoa, era nada más y nada menos que, “El Toro de Etchohuaquila” Fernando Valenzuela. Por aquellos días el gordo Valenzuela era súper famoso, y claro, ¡era mi ídolo!. Jugaba para los Dodgers de Los Ángeles y era todo un fenómeno pichando su famoso screwball. Total, que aquel día fui feliz conociendo en corto a mi ídolo Fernando Valenzuela.


Lourdes Guerrero (izquierda) y Juan Carlos Iracheta (derecha).

Unos días después de aquel encuentro con los conductores de “Hoy Mismo”, mientras yo dormía, fui despertado bruscamente por un terremoto. Era el mes de septiembre de 1985, para ser exactos, el día 19. Ese día Memo Ochoa no había ido al noticiero y lo estaba conduciendo Lourdes Guerrero. Seguro ustedes recuerdan esas imágenes donde comienza a temblar y Lourdes Guerrero dice al aire luego de dar la hora: “sigue temblando un poquitito, pero pues vamos a tomarlo con una gran tranquilidad, vamos a esperar un segundo para poder hablar…”. Esas fueron las últimas palabras que salieron al aire antes de que se viniera abajo una gran parte de Televisa Chapultepec. Afortunadamente no murieron los conductores que estaban al aire en ese momento (Lourdes, Marivi y Juan), pero si murió parte del equipo del noticiero y muchas personas más que trabajaban ahí. Es curioso, Lourdes Guerrero sobrevivió al terremoto, pero años después murió victima de cáncer (el 10 de febrero de 1997). A mí me tocó ver como corría Lourdes Guerrero en cada comercial a fumar un cigarro afuera del estudio… que pena.

El noticiero “Hoy Mismo” salió del aire, luego de que literalmente corrieran a Guillermo Ochoa de Televisa. La razón se dice, fue el haber pasado una entrevista al líder del Sindicato de PEMEX, el insigne Joaquín Hernández Galicia alias “La Quina”. Ochoa alguna vez dijo que le tendieron una trampa, porque primero le habían dado permiso de transmitir la entrevista y momentos después de haberlo hecho, le comunicaron que estaba despedido cual vil “chacha”. Años después hubo una reconciliación con Televisa y Ochoa regresó con un nuevo programa. El primer invitado que tuvo en su nuevo programa, obvio, fue Lourdes Guerrero, quien se presentó con una mascada en la cabeza para cubrir las consecuencias de la quimioterapia que para ese tiempo ya estaba recibiendo. Fue muy emotivo el reencuentro. Ochoa decía que Lourdes Guerrero para él era como un amuleto, por eso había pedido que ella fuera la primera invitada a su programa. El programa que yo juraba iba a ser un éxito, por alguna extraña razón ya no gustó y tiempo después lo quitaron.

Guillermo Ochoa siguió su carrera como periodista en la radio donde creó en 1989 el noticiero “Informativo Panorama”, el cual condujo a lado de Lourdes Guerrero por cuatro años hasta que salió del programa. En varias ocasiones regresó y siguió haciendo sus programas de radio al mismo tiempo que escribía su columna en un diario.


Otros

Bueno queridos amigos, ya para terminar con este mamotreto, quiero recordar algunos noticieros que también se transmitían por aquellos años. Había uno en el Canal 5 que se llamaba “En Contacto Directo”. Si no me equivoco, este noticiero lo conducían Ricardo Rocha y Talina Fernández, y en un momento dado, creo que también estuvo por ahí Juan Ruiz Healy, periodista que después se hizo famoso con el programa “60 Minutos” en su versión “mexica”. En Canal 13 (Imevisión-TvAzteca), había un noticiero llamado “Siete Días”, el cual conducía uno de mis periodistas preferidos, el buen Pepe Cárdenas.


Juan Ruíz Healy.


José "Pepe" Cárdenas.

Y hasta aquí le dejamos. Ahí les encargo si se acuerdan de algo más, o si hay que hacer alguna precisión (o sea, si la cajetié), que me lo hagan saber para tomar las medidas pertinentes. Digo, si vamos a confiar únicamente en mi pinchurrienta memoria… ¡tamos jodidos!.


Los tiempos pasados no fueron mejores… ¡pero sí más chidos!

06 septiembre 2010

NFL



Los que me conocen de mi otro blog, sabrán de mi alérgica aversión hacia el fútbol soccer. En toda mi larga vida, solo he ido a cuatro partidos de este deporte. El primero fue quizás cuando tenía 6 o 7 años. Lo único que recuerdo de aquella vez, fue que mi padre me llevó al Estadio Azteca a ver un partido alguna noche. El tampoco era aficionado al fútbol, pero su trabajo (en la industria chelera) seguramente lo obligó a ir en aquella ocasión. No recuerdo quien jugaba, lo único que recuerdo era que el apodo del portero de uno de esos equipos me llamó de sobremanera la atención, era el “Pajarito” y creo que se apellidaba Cortes. Y me llamó la atención, porque el portero del otro equipo tenía por apodo “El Gato”, de apellido Marín. No recuerdo si el “Gato” terminó por devorar al “Pajarito”, francamente a esa edad (y a la que actualmente tengo), me importaba muy poco el fútbol.

El siguiente partido de soccer al que fui, fue un campeonato por ahí de los 80’s en Monterrey. De nuevo el trabajo de mi padre me llevó al estadio de los Tigres a ver una final contra el Cruz Azul. Recuerdo que jugaban Barbadillo, Tomas Boy y Pilar Reyes entre otros, y el Director Técnico era Carlos Miloc. Aquella ocasión fue más divertida, porque vi la final cómodamente instalado desde el palco de mi padre lejos de la distinguida “perrada”. Además, solo por llevarle la contra a los miles de regios ahí reunidos en el estadio, le fui al Cruz Azul quien afortunadamente ganó. Por su puesto que me burlé de los regios, así que contribuí con mi granito de arena al bonito odio que nos tienen en el norte a los chilangos gandayas. Afortunadamente ahora tengo muy buenos amigos regios que aguantan vara cuando bromeo con ellos. El siguiente partido al que fui, igual, solo porque me llevaron, fue cuando estudiaba en la universidad. Era la final, Pumas contra América. El marcador no lo recuerdo, mi avanzado estado de ebriedad durante ese evento me impide recordarlo. Y la última vez que fui a un partido de soccer, fue hace 15 años. Recuerdo que jugaban los Pumas contra el Atlante en el hoy llamado Estadio Azul. De nuevo fui a apoyar a los Pumas. Recuerdo que en ese tiempo, Hugo Sánchez jugaba con el Atlante, así que saqué al pelado que llevaba dentro y me uní a la perrada universitaria que a coro le mentaba la madre al “macho”. Ahí terminó definitivamente mi “no afición” por el soccer.

Pero bueno, como les decía, si ya me conocen, sabrán que lo mío lo mío… es el Fútbol Americano. Y el recuerdo más antiguo que tengo de mi actual pasión por el Fútbol Americano, quizás se remonta a cuando yo tenía como 10 años. Más o menos por aquel tiempo la televisión mexicana comenzaba a transmitir partidos de Fútbol Americano Profesional. Obvio, como cualquier “prepuberto” altamente influenciable por el poderoso marketing, inmediatamente me hice fan de los Dallas Cowboys.

Los encargados de transmitir los partidos en Televisa por aquellos años, seguramente ustedes los recuerdan, eran el gran Fernando Von Rossum, Jorge Berry y Victor Cerrato (luego se unió Roberto Keoseyán). Recuerdo frases celebres que ellos acuñaron, tales como: “esto no se acaba hasta que cante la gorda” o el “adiós Nicanor…” para las escapadas y los grandes regresos. Por su parte Canal 13 (luego IMEVISION, ahora TvAzteca), transmitía partidos con Joaquín Castillo, Alejandro Lara y Roberto “Pepe” Espinosa (q.e.p.d.). En aquellos tiempos se transmitían muchos partidos a diferencia de ahora. Los sábados eran para partidos Colegiales, y los domingos y el lunes por la noche, estaba reservado para el Profesional. Los días primero de enero, todos hacíamos un esfuerzo sobrehumano luego de la desvelada de la fiesta de fin de año, para ver el desfile de las rosas y luego todos los partidos colegiales hasta terminar con el Orange Bowl y su famoso espectáculo de medio tiempo. Desgraciadamente ahora nos tienen a dieta y solo pasan algunos partidos por televisión abierta.


Fernando Von Rossum, comentarista de Televisa en
 las primeras transmisionesde la NFL en México.


Joaquín Castillo y Pepe Espinoza, comentaristas de Canal 13
en las primeras transmisiones de la NFL en México.

Por aquellos años en que yo era un “vaquerito” de corazón, me tocó ver jugar a: Robert Newhouse, Tony Dorsett, Drew Pearson, Billy Joe DuPree, Charlie Waters, Danny White, Harvey Martin, Preston Pearson, Randy White, Rafael Septien, por su puesto todos ellos comandados por el gran Roger Staubach (QB). El head coach de los Cowboys era el siempre elegantísimo Tom Landry.


Roger Staubach en los Dallas Cowboys.

Fueron legendarios los encuentros de los Vaqueros con los Acereros de Pittsburgh, equipo donde jugaba Terry Bradshaw (QB), con Franco Harris, Lynn Swann, John Stallworth, y Joe Green entre otros. Fue por aquellos tiempos en que se hizo famosa la “Cortina de Acero” de los Steelers con los dos Jack’s: Jack Ham y por su puesto, el “Conde” Jack Lambert (ambos linebackers). Por cierto, ¿recuerdan este comercial de Coca Cola con Joe Green?





Eran tiempos de grandes jugadores en la NFL, en Miami estaba el “Profesor” Bob Griese con Larry Csonka y Freddie Solomon. Archie Manning jugaba para los Santos con su número 8, ahora es más famoso por ser el padre de Payton Manning y Archie Manning. Con los Vikingos estaba Fran Tarkenton (luego con los Gigantes), quien llegó varias veces al Superbowl pero nunca lo pudo ganar. En los Bills estaba uno de los mejores corredores de todos los tiempos, me refiero por su puesto a O. J. Simpson, quien luego pasó momentos muy difíciles al ser acusado de “darle cuello” a su señora esposa. También recuerdo grandes jugadores como: Bob Avellini con los Osos, Joe Ferguson con los Bills, Steve Grogan con los Patriotas, Vince Ferragamo en los Carneros, Bert Jones en los Potros (en ese tiempo de Baltimore), Ken Anderson en los Bengalíes, Craig Morton en los Broncos, John Riggins con los Redskins, y muchos otros más.

Sin embargo, uno de los jugadores que más admiré sin ser fan de su equipo, fue al gran “Sweetness” Walter Payton. Fue un súper corredor, pero sobre todo, un gran hombre, siempre amable y preocupado por el prójimo, de ahí su apodo “Sweetness” (dulzura). El jugador y coach Mike Ditka, alguna vez dijo que Payton era el más grande jugador que jamás haya visto, y todavía aun mejor ser humano. Payton fue electo para el Salón de la Fama en el año 1993. Yo todavía tuve la oportunidad de conocerlo personalmente durante una carrera de autos antes de que muriera victima de un tipo de esclerosis. El era propietario de una escudería junto con Dale Coyne. Y como algunos de ustedes saben, otra de mis pasiones es el automovilismo, así que aproveché el día que coincidimos en una carrera para que me firmara un balón el cual ahora atesoro como si fuera la joya más preciada.


Walter Payton "Sweetness"
(q.e.p.d.)

Por aquellos años comenzó mi amor por este deporte, pero pronto me mudé de los Vaqueros a los Petroleros de Houston atraído por la personalidad de su coach, el texano Bum Phillips. Era todo un personaje, siempre con su sombrero texano lleno de plumas y sus característicos espejuelos. El equipo que dirigía era muy bueno, tenía a Dan Pastorini al frente de la ofensiva el cual lanzaba tremendos pases a uno de sus receptores preferidos, Billy Jonson, “Zapatos Blancos Jonson”. Era todo un espectáculo ver anotar a Billy Jonson solo para disfrutar su manera tan “particular” de festejar la anotación (simpático movimiento de piernas que terminaba con un autopase por la espalda). Jonson también era genial regresando patadas. Sin embargo, todo el trabajo lo hacia un súper corredor de poder de nombre Earl Campbell (el número 34). No había manera de detenerlo, tenía un par de piernas impresionantes que hacían que arrastrara lo que se le pusiera enfrente.

Bum Phillips, entrenador de los Petroleros
de Houston.

Luego de apoyar a los Houston Oilers con su (Luv ya blue), como buen “prepuberto” voluble seguí mudándome de equipo, siempre deslumbrado por otros jugadores. Así que de los Houston Oilers me fui a los Cargadores de San Diego. ¡Y cómo no!... si ahí estaba el “Montañes” Dan Fouts con su número 14. Dan Foust, hombre barbado y con mucha personalidad, brindaba en cada juego un espectáculo aéreo junto con Charlie Joiner (WR) y Kellen Winslow (TE). Pero no paré ahí, seguí buscando identificarme con otro equipo y así llegué a los Raiders. Ahí me recibió la “Víbora de Cascabel”, nada menos que Ken Stabler. Este quarterback antecedió la llegada de Jim Plunkett. Tenía grandes jugadores en su equipo, bien recuerdo a: Fred Biletnikoff (WR), Willie Brown (CB), Dave Casper (TE), Lester Hayes (DB), Ted Hendricks (LB), y John Matuszak (DE/DT), uno de mis preferidos, entre muchos otros más.

Bueno, finalmente y hasta la fecha, me hice fan de los Minnesota Vikings, y aquí sigo sentadito, paciente, esperando que llegue el año en que seamos finalmente campeones. Siempre tan cerca y tan lejos, pero la esperanza es lo último que muere.

Son muchos, muchos años viendo este deporte y no me canso. Cada vez que se acerca la temporada comienza a vibrar mi corazón de forma ovoide. Ahora en las transmisiones veo a muchos de los jugadores y entrenadores de aquellos años trabajando como comentaristas y claro, siento mucha nostalgia para variar. Terry Bradshaw, John Madden, Don Shula, Lynn Swann, O. J. Simpson, Bob Griese, Fran Tarkenton, y mucho otros, se han hecho viejos y yo con ellos, pero mi pasión al igual que la de ellos, sigue más viva y fuerte que nunca. Por eso gentiles amigos, solo me queda decir ahora que estamos tan próximos al inicio de la temporada de la NFL… ARE YOU READY FOR SOME FUTBOL?


Los tiempos pasados no fueron mejores... ¡pero si más chidos!

03 septiembre 2010

Mis juguetes y los de mis cuates.

No hay nada más nostálgico para este su charro negro, que recordar su niñez. Y lo que más recuerdo de mi niñez, sin duda alguna son mis juguetes. Así que para comenzar con este Blog en el que me pienso dar vuelo haciendo cuanta remembranza se me ocurra, quiero compartir con ustedes este video que hice con algunos de los juguetes que tuve o que tuvieron mis amiguitos y amiguitas de la infancia. El video tiene más de 16 mil vistas, así que pienso que no soy el único al cual le chifla recordar este tipo de cosas. Espero que a ustedes amables amigos les traiga recuerdos entrañables de su infancia como a mí.





Los tiempos pasados no fueron mejores... ¡pero si más chidos!